Sociedad

El seguro de decesos, el seguro no obligatorio más contratado en España

octubre 1, 2019
Israel Guerra

author:

El seguro de decesos, el seguro no obligatorio más contratado en España

Uno de los seguros más tradicionales en buena parte de los hogares españoles es el seguro de decesos. Los seguros de decesos permiten a las familias una menor preocupación a la hora del fallecimiento de un familiar cercano puesto que suelen incluir la gran mayoría de trámites y elementos necesarios para que el funeral y entierro se produzcan de manera cuidada.

Es también conocido en el argot popular como “el seguro de los muertos” y es una costumbre única en nuestro país, que no existe en otros países europeos de nuestro entorno. En cualquier caso resulta evidente que contratar un seguro de decesos es algo muy beneficioso y además suelen contar con precios asequibles para todo tipo de familias. 

Una costumbre española presente en el 49% de los hogares

Según UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) el 49% de los hogares españoles tiene presente al menos un seguro de decesos, por lo que se trata del seguro no obligatorio más extendido en nuestro país. Y es que contratar un seguro de decesos es algo opcional, ya que nadie está obligado a contratar una póliza.

El coste de un funeral completo puede ser muy elevado y es la principal argumentación para contratar un seguro de decesos entre quienes se decantan por ello. Los datos de asegurados son muy elevados en todas las comunidades autónomas, con gran presencia en Euskadi, donde existen más de 910.000 personas con un seguro de decesos a su nombre. Pero es algo aplicable al resto del país.

¿Qué debe incluir un buen seguro de decesos?

A pesar de que es un seguro que se “disfruta” una vez el asegurado ha fallecido es importante analizar las prestaciones que incluye el seguro a contratar para estar convencidos de lo que incluye y lo que no incluye. Un buen seguro de decesos debe incluir coberturas como las siguientes:

Prestación del servicio funerario

El objeto fundamental de un seguro de decesos es la prestación del servicio funerario. En este concepto se incluye todo tipo de elementos, como pueden ser la elección del féretro de entre el catálogo disponible según la aseguradora, el servicio del coche fúnebre, la elección de tanatorio, los arreglos florales (coronas) o la elección de lápida para colocar en el cementerio. En definitiva, un servicio funerario completo que evita a la familia del fallecido tener que contactar por su cuenta con diferentes empresas tras el fallecimiento en un momento tan delicado como ese.

Gestión documental y administrativa

Tras el fallecimiento de una persona también hay que realizar una serie de trámites documentales o administrativos, como puede ser la inscripción del fallecimiento, la comunicación al ayuntamiento para la presencia del personal del cementerio en el entierro o incluso la gestión de pensiones de viudedad o de declaraciones de impuestos como el de sucesiones en los seguros más avanzados. En definitiva, toda la tramitación documental propia de un fallecimiento.

Traslados y repatriaciones

No es nada extraño que una persona fallezca en un lugar y desee ser enterrada en otro, sin olvidar las hospitalizaciones en ciudades de personas que viven en pueblos y necesitan el traslado del cuerpo hacia su localidad. Los seguros de decesos incluyen este tipo de traslados en sus coberturas y algunos incluso pueden incluir repatriaciones desde el extranjero, algo muy necesario en caso de personas que viajen con frecuencia a otros países por motivos laborales, de ocio o familiares.

Menores gratis hasta cierta edad

Los seguros de decesos se suelen contratar cuando el tomador alcanza una edad adulta y desea tener las garantías de una cobertura completa de su funeral en caso de fallecimiento y así evitar este proceso a sus familiares. Pero no son pocas las compañías que incluyen en sus pólizas una extensión de la cobertura a los niños de la familia. Si una madre o un padre contratan un seguro de decesos puede incluir a sus hijos, normalmente menores de 14 años, de forma gratuita. Si bien es algo que depende de la compañía aseguradora, lo cierto es que es muy habitual. 

Como se puede apreciar no son pocos los motivos por los que el seguro de decesos es el seguro no obligatorio más contratado en nuestro país. La amplia gama de coberturas incluidas y la tranquilidad que otorga a los familiares en una situación como esta atraen cada año a millones de personas que desean contratar un seguro de decesos.

 

Comentarios