14171 views 9 mins 0 comments

Xi Jinping restaura a Macron a su estado de fábrica: «Europa debe reducir su dependencia de EEUU»

In Portada
abril 10, 2023

Tras su visita oficial a China, el presidente francés ha vuelto abogando por la independencia respecto a las posturas estadounidenses. Para Emmanuel Macron, Europa debe reducir su dependencia de Estados Unidos y evitar ser arrastrada a una posible confrontación con China sobre Taiwán.

El presidente francés se pronunció sobre el tema durante una entrevista concedida a POLITICO y a otros dos medios franceses en el avión que lo llevaba de regreso de una visita de Estado de tres días en China, horas antes de que Pekín lanzara amplios ejercicios militares en torno a Taiwán.

Tras pasar unas seis horas con el presidente chino Xi Jinping durante su viaje, Emmanuel Macron retomó su concepto favorito de «autonomía estratégica» para Europa, en la que Francia jugaría, por supuesto, un papel protagonista. El objetivo: convertir a la Unión Europea en una «tercera superpotencia».

Para el presidente, «el gran riesgo» para Europa sería «verse arrastrada a crisis que no son nuestras, lo que nos impediría construir nuestra autonomía estratégica», declaró a bordo del vuelo presidencial entre Pekín y Cantón, en el sur de China.

Xi Jinping y el Partido Comunista Chino han apoyado con entusiasmo el concepto de autonomía estratégica de Emmanuel Macron y los funcionarios chinos hacen referencia constante a ello en sus relaciones con los países europeos. Los líderes del partido y los teóricos de Pekín están convencidos de que Occidente está en declive, China en ascenso y que el debilitamiento de las relaciones transatlánticas contribuirá a acelerar esta tendencia.

«El gran riesgo sería que […] nos pusiéramos a seguir la política estadounidense, por una especie de reflejo de pánico», afirmó Emmanuel Macron. «La pregunta que se nos plantea a los europeos es […] ¿Tenemos interés en acelerar el tema de Taiwán? No. Lo peor sería pensar que nosotros, los europeos, deberíamos ser seguidistas en este tema y adaptarnos al ritmo estadounidense y a una sobrerreacción china».

Pocas horas después de que Emmanuel Macron partiera de Cantón y regresara a París, China lanzó vastos ejercicios militares alrededor de la isla autónoma de Taiwán, que reclama como su territorio pero que Estados Unidos ha prometido armar y defender.

Estos ejercicios son una respuesta a la gira diplomática de 10 días de la presidenta taiwanesa Tsai Ying-Wen por países de América Central. Aprovechó la ocasión para reunirse con el presidente republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, durante una escala en California. Según el entorno de Emmanuel Macron, este último estaba satisfecho de que Pekín al menos esperara a que saliera del espacio aéreo chino antes de lanzar el ataque simulado de «cerco a Taiwán».

Macron y Xi discutieron sobre Taiwán «de manera intensa», según el entorno del presidente. Sin embargo, parece que este último ha adoptado un enfoque más conciliador que el de Estados Unidos o incluso de la Unión Europea.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien acompañó a Emmanuel Macron durante parte de su visita, dijo haber afirmado a Xi Jinping que «la estabilidad en el estrecho de Taiwán es de suma importancia» durante su encuentro en Pekín el jueves. «La amenaza de recurrir a la fuerza para cambiar el statu quo es inaceptable», añadió.

Xi respondió diciendo que cualquiera que pensara que podría influir en Pekín sobre Taiwán estaba engañándose.

Emmanuel Macron parece estar de acuerdo con él en este punto.

«Los europeos no logran resolver la crisis en Ucrania, ¿cómo podemos decir de manera creíble sobre Taiwán: atención, si hacen algo mal, estaremos allí? Si realmente quieren aumentar las tensiones, es la mejor manera de hacerlo», declaró.

Según Yanmei Xie, analista geopolítica de Gavekal Dragonomics, «Europa está más dispuesta a aceptar un mundo en el que China se convierte en un hegemón regional. Algunos de sus líderes incluso piensan que tal orden mundial podría ser más ventajoso para Europa».

En su reunión trilateral con Macron y von der Leyen el pasado jueves en Pekín, Xi Jinping pareció mostrarse enfadado solo en dos temas: Ucrania y Taiwán, según una persona presente en la sala.

«Xi estaba visiblemente molesto por ser considerado responsable del conflicto ucraniano y minimizó su reciente visita a Moscú», dijo esta persona. «Estaba claramente furioso contra Estados Unidos y muy contrariado por Taiwán, por el paso de la presidenta taiwanesa en Estados Unidos y por el hecho de que se plantearan cuestiones de política exterior por parte de europeos».

En esa reunión, Emmanuel Macron y Ursula von der Leyen adoptaron posiciones similares sobre Taiwán, según esta persona. Pero el presidente francés pasó más de cuatro horas con el líder chino, en gran parte solo en presencia de intérpretes, y su tono fue mucho más conciliador que el de la presidenta de la Comisión cuando habló con periodistas.

Durante su entrevista con POLITICO, el presidente francés también destacó que Europa había aumentado su dependencia de Estados Unidos en armamento y energía y que debía centrarse en fortalecer su industria de defensa.

Para Emmanuel Macron, Europa también debería reducir su dependencia de la «extraterritorialidad del dólar estadounidense», un objetivo político clave de Moscú y Pekín.

«Si hay una aceleración del enfrentamiento del duopolio, […] no tendremos tiempo ni medios para financiar nuestra autonomía estratégica y nos convertiremos en vasallos», declaró.

Rusia, China, Irán y otros países han sido golpeados por las sanciones estadounidenses en los últimos años, basadas en la exclusión de los circuitos económicos y financieros internacionales regidos por el dólar. Algunos europeos se han quejado de la «militarización» del dólar por parte de Washington, que obliga a las empresas europeas a renunciar a sus actividades y cortar sus vínculos con países terceros, bajo pena de sanciones secundarias paralizantes.

Sentado en la cabina del Airbus presidencial, vestido con su habitual sudadera con capucha con la inscripción «French Tech» en el pecho, Emmanuel Macron afirmó haber ganado ya «la batalla ideológica de la autonomía estratégica» de Europa.

Sin embargo, no abordó la cuestión de las garantías de seguridad estadounidenses para el continente, que depende en gran medida de la protección y la ayuda militar de Estados Unidos en el contexto de la primera gran guerra terrestre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y única potencia nuclear de la Unión Europea, Francia ocupa una posición única en el ámbito militar. Pero el país ha contribuido mucho menos a la defensa de Ucrania contra la invasión rusa que muchos otros.

Foto del avatar
/ Published posts: 562

Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.