2538 views 7 mins 0 comments

Reflexiones sobre una civilización milenaria y su relevancia contemporánea

In Portada
mayo 17, 2024

En el contexto de la celebración de los 240,000 suscriptores del canal de YouTube de Santiago Armesilla, se llevó a cabo una entrevista con Martín, conocido en Twitter como @Ma_Wukong y anteriormente como @Punhal. Martín, arquitecto gallego que ha residido varios años en la República Popular China, compartió sus vivencias, aprendizajes y reflexiones sobre lo que significa vivir y trabajar en una civilización milenaria como la china. A través de su perspectiva, podemos adentrarnos en las complejidades de una nación que se ha convertido en una potencia mundial y reflexionar sobre lo que el mundo puede aprender de su modelo de desarrollo.

Llegada a China: Primeras Impresiones y Adaptación

En 2016, Martín, un arquitecto gallego, decidió trasladarse a China impulsado por la crisis económica en España y en busca de mejores oportunidades laborales. Llegó a Shanghái con expectativas limitadas y, según cuenta, «cargadas de prejuicios» sobre el país asiático. Sin embargo, sus primeras impresiones fueron sorprendentes: encontró una ciudad moderna, dinámica y llena de oportunidades, muy diferente de la imagen de un país en vías de desarrollo y con serios problemas de contaminación que había anticipado.

Martín subraya que el idioma fue una barrera significativa al principio, restringiendo su interacción con la sociedad local. No obstante, tras decidir quedarse más allá de los seis meses inicialmente previstos, se dedicó a aprender mandarín. Esta inmersión lingüística y cultural fue crucial para integrarse mejor y comprender la sociedad china desde dentro, revelándole una realidad que contrasta notablemente con la representación común en los medios occidentales.

Dinamismo y Oportunidades en el Mercado Laboral Chino

Una de las reflexiones más destacadas de Martín es sobre las oportunidades laborales y el dinamismo económico en China. Comparado con España, la sociedad china se presenta como ultradinámica, con un mercado laboral lleno de posibilidades y un entorno propicio para el desarrollo profesional. Martín destaca que, a nivel microeconómico, China opera de manera casi anarcocapitalista, permitiendo una gran flexibilidad y facilidad para emprender negocios.

Sin embargo, a nivel macroeconómico, el Estado chino mantiene un control férreo sobre el capital. Martín explica cómo las grandes empresas están subordinadas al Estado, y casos como el de Jack Ma ilustran cómo el gobierno interviene cuando alguna empresa o individuo amenaza la estabilidad del sistema. Esta dualidad entre liberalismo microeconómico y socialismo macroeconómico es una característica esencial del modelo chino que, según Martín, ha sido fundamental para su éxito.

El Confucianismo y la Filosofía Legalista: Claves para Entender China

Martín subraya la importancia del confucianismo y la filosofía legalista para entender la estructura social y política de China. El confucianismo, con su énfasis en la armonía social y el respeto a la jerarquía, sigue siendo una fuerza influyente en la sociedad china moderna. La figura del líder en China debe ser moralmente intachable y ejemplar, lo que explica por qué líderes como Xi Jinping son reelegidos bajo estos parámetros.

Por otro lado, la filosofía legalista, que promueve un sistema burocrático eficiente y meritocrático, también juega un papel crucial. La estructura de los exámenes imperiales, que seleccionaba a los mandarines en la antigua China, tiene su eco en el sistema actual del Partido Comunista Chino, donde el mérito y la capacidad técnica son esenciales para ascender en la jerarquía política.

La Relación de China con el Mundo y Occidente

En cuanto a la relación de China con el mundo occidental, Martín menciona que los chinos no hacen distinciones claras entre los diferentes países occidentales, viéndolos a menudo como un bloque homogéneo. Sin embargo, la relación con los anglosajones es particularmente compleja debido al siglo de humillación y las guerras del opio. A pesar de ello, los chinos han adoptado una postura pragmática y racional, enfocándose en aprender y superar sus debilidades históricas en lugar de alimentar un rencor estéril.

Martín también señala cómo la narrativa interna y externa de China difiere. Internamente, el discurso es de rejuvenecimiento y gloria de la civilización china, mientras que externamente, China se presenta como un país en vías de desarrollo, subestimando su poder para evitar tensiones innecesarias.

Lecciones para el Mundo Hispano

Una de las conclusiones más relevantes de la entrevista es la reflexión sobre lo que el mundo hispano puede aprender de China. Martín, quien ha experimentado un cambio ideológico significativo al vivir en China, sugiere que los hispanos deberían adoptar una postura similar a la china: mirar hacia su propio pasado glorioso, identificar lo que les hizo exitosos y rechazar lo que no les sirve del modelo occidental actual.

Martín argumenta que la civilización hispana tiene una rica historia y una identidad propia que debe ser reafirmada. La admiración por el modelo chino no implica imitarlo ciegamente, sino aprender de su capacidad para adaptar el marxismo a su propia cultura y utilizar el Estado para controlar el capital en lugar de ser controlado por él.

En un mundo cada vez más interconectado y competitivo, las lecciones de China son relevantes no solo para entender mejor esta nación, sino también para inspirar un renacimiento cultural y económico en otras civilizaciones, como la hispana, que buscan reafirmarse en el escenario global.

Foto del avatar
/ Published posts: 562

Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.