Compartir

Después de los cohetes, vehículos autónomos y la energía solar, una nueva frontera para Elon Musk es la mejora del cerebro humano.

El jefe de Tesla y SpaceX lanzó una empresa dedicada a la creación de una o más interfaces hombre­máquina, de acuerdo con el Wall Street Journal. Apodado Neuralink, tendrá como objetivo aumentar nuestras capacidades cognitivas mediante la colocación de electrodos en el cerebro.

La empresa está tratando de desarrollar la tecnología para el “cordón neural”, es decir, comunicarse directamente con las máquinas sin interfaz física.

“Ya somos cyborgs. El teléfono o el ordenador son extensiones de nosotros mismos, pero las interfaces (los dedos o con su voz) son muy lentos”, asegura Musk. Lo que haría el cordón neural sería prescindir de este tipo de interfaz. Un avance alcanzable en cuatro o cinco años, dijo.

LaRepublica.es
Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.