Compartir

En una época en la que las redes sociales y el contenido multimedia reinan por encima de todo, los vídeos se han convertido en el mejor formato para comunicar cualquier cosa y llegar a una gran audiencia. Mucho más visual que un texto y muy fácil de consumir gracias a la expansión de los teléfonos móviles, son muchos los que ya han pasado al formato de los vídeos como herramienta para dar a conocer sus ideas, noticias o, realmente, cualquier otro asunto que se quiera tratar.

Mucha parte de la culpa del auge de los vídeos la tiene, como no podía ser de otra manera, YouTube. La plataforma propiedad de Google ha experimentado un crecimiento masivo en muy pocos años y ya es uno de los portales en los que la gente pasa más tiempo cada día. El contenido que existe es ilimitado a efectos prácticos y los temas que se pueden encontrar a través de la plataforma de vídeo son tan variados como una pueda imaginar. De hecho, la popularidad es tanta que ha dado lugar a una nueva industria detrás del vídeo y de YouTube, generando un gran movimiento de dinero.

Porque, sí, hacer vídeos y subirlos a Internet es una tarea muy lucrativa para unos cuantos que han conseguido cautivar a millones de espectadores que esperan ansiosos cada nuevo vídeo detrás de la pantalla. Buena parte de ellos son adolescentes que encuentran en las figuras de YouTube a sus nuevos ídolos y famosos, dejando claro que la televisión y sus programas no son una de sus prioridades en la actualidad.

Cómo editar un buen vídeo

Uno de los mayores retos al que se enfrentan las personas que quieren comenzar a hacer sus propios vídeos, además de la creatividad, es el del manejo de las herramientas necesarias para ello. En muchas ocasiones, los programas informáticos diseñados para ello son complejos y poco intuitivos, requiriendo de un nivel de destreza que la mayoría de las personas novatas en el campo no tienen. Pero no en todos los casos es así, ya que también es posible encontrar otro tipo de software más sencillo y manejable para poder dar los primeros pasos en la edición de vídeo sin invertir demasiado tiempo.

Lo cierto es que en la actualidad es posible encontrar cientos de variantes de casi cualquier cosa que uno se proponga en la red de redes, y no iba a ser menos con los editores de video. Para más profesionales, para inexpertos, de pago, gratuitos… Las opciones son muchas y, afortunadamente, es muy probable que entre todas ella exista alguna que se adapte de manera muy aproximada a lo que se está buscando. La clave para ello está en buscar consejo, ya sea en persona o por Internet y en probar cuantos programas sea necesario hasta dar con el exacto que satisface las necesidades que se tienen.

Sea como fuere, ahora también es más sencillo que nunca poder aprender a manejar programas y herramientas específicas, puesto que en el mismo YouTube se encuentran tutoriales y demostraciones de cómo funcionan la mayoría de ellos. Lo único que hay que hacer es poner paciencia y ganas de aprender.

Incluso, existen alternativas para editar videos de manera online o directamente desde el teléfono móvil. Por opciones, que no falten. A todo esto hay que añadirle que los propios teléfonos móviles son herramientas de grabación cada vez más profesionales, con una calidad de audio y vídeo que nada tiene que envidiar a muchas cámaras dedicadas específicamente a ello. En definitiva, se puede crear un vídeo y editarlo en poco tiempo directamente sin tener que hacer más que del dispositivo que siempre se lleva encima en todo momento, que es el smartphone.

El mejor por su versatilidad

Aunque hay muchos editores de vídeo que destacan por distintas razones, siempre hay alguno que lo hace más que otro. En el caso de la versatilidad y la simplicidad, la elección está bastante clara. No existen demasiados programas que puedan ofrecer un equilibrio entre ambas partes y que, como añadido, sean my fáciles de aprender a usar. Es por eso que resulta necesario destacar por encima del resto al único que lo consigue de una manera sobresaliente y que lo lleva haciendo desde hace ya muchos años.

Se trata, como no podía ser de otra manera, de iMovie, el software específico de Apple para la edición de vídeos. No es el único del que dispone la compañía de la manzana, ya que también se encuentra Final Cut Pro, disponible para todos aquellos que necesiten una potente herramienta de edición profesional de vídeo. Para la gran mayoría de las personas, iMovie será más que suficiente, pues este también cuenta con algunas de las características que incorpora su hermano mayor, solo que simplificadas y organizadas de una manera mucho menos compleja para facilitar su uso.

iMovie tiene la especial característica de ser un programa que Apple ofrece de manera gratuita para sus clientes, por lo que si tienes algún producto de la compañía podrás hacer uso de ello. Se encuentra disponible tanto para su versión de escritorio en sus ordenadores Mac como en aplicación móvil para los iPhone y iPad, dando al usuario la posibilidad de editar los vídeos donde más le convenga en cada ocasión, pero siempre bajo un mismo programa, lo cual hace más sencilla la tarea al no tener que aprender a manejar dos tipos de software diferente.

Si no se dispone de ningún producto de la compañía californiana, existen otras muy buenas opciones para que la herramienta no sea un problema a la hora de crear contenido. Lo más importante, las buenas ideas y la práctica de manera regular para aprender a dominar con soltura todos los trucos y opciones.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.