Compartir

Es la hora de dejar descansar a nuestro viejo coche, y es el momento de hacernos con un nuevo modelo que monte extras y tecnología más actualizada, consiguiendo de esta forma un menor consumo de combustible, una mayor comodidad y, por supuesto, también unas mejores prestaciones. Pero eso sí, si no queréis gastar demasiado dinero, os vamos a ayudar a elegir un buen coche de segunda mano barato y con todo lo que necesitáis.

Consejos a la hora de elegir un coche de segunda mano

En primer lugar es importante que nos hagamos una idea acerca del tipo de vehículo que vamos a necesitar, es decir, debemos tener en cuenta tanto los trayectos al trabajo o lugar de estudios así como el uso que vamos a hacer de él en el tiempo libre. Nuestro objetivo es el de comprar un coche que estemos totalmente convencidos de que va a cubrir todas nuestras necesidades.

Puede ser interesante empezar buscando vehículos que cumplan con las características que comentamos en el párrafo anterior e investigar un poco acerca de ellos, es decir, conocer las opiniones de personas que los hayan utilizado, y en general hacernos una idea de si se trata de un vehículo fiable o por contra suele dar problemas de mecánica.

Una vez que nos hayamos decidido por una serie de modelos concretos, entonces es el momento de ponernos manos a la obra para buscar en un buen concesionario de confianza. Os recomendamos que realicéis el trámite a través de profesionales como los que encontraréis en un concesionario, ya que los tratos entre particulares en estos casos pueden llegar a dar muchos problemas, puesto que la persona a la que lo compremos no contará con un seguro y nos podemos encontrar con que el vehículo no funciona y nadie se hace cargo del problema, lo cual puede suponer el comienzo de un extenso proceso legal.

Sin embargo, en un concesionario profesional siempre van a hacer todo lo posible porque estemos satisfechos y los tengamos a partir de ahora como nuestro concesionario de referencia.

En ese concesionario encontraremos determinados modelos que coincidirá o serán similares a los que hemos analizado. En este sentido debemos escuchar las recomendaciones de la persona que nos atienda en la empresa, ya que suele conocer algunos detalles que pasan desapercibidos para nosotros.

En el momento en el que comencemos a ver vehículos es importante que tengamos en cuenta algunos detalles relacionados con su estado, con lo que deberemos realizar una inspección tanto interna como externa, así como un análisis del estado del vehículo.

En cuanto al exterior no tenemos más que observar el estado de la carrocería y averiguar si se trata de un vehículo que ha tenido algún accidente. Esto se puede saber por ejemplo si has sido repintado o incluso si presenta superficies irregulares. También se puede comprobar abriendo y cerrando las puertas, ya que un coche que se ha accidentado previamente puede darnos problemas en este sentido.

También es esencial que nos aseguremos de que todos los elementos exteriores están debidamente homologados, es decir, puede ser más interesante que se trate de un vehículo de fábrica, que no tenga instalados neumáticos, alerones u otras piezas especiales con las que podamos tener problemas a la hora de pasar la ITV, y en caso de que las hubiera, deberemos comprobar que están debidamente homologadas.

En cuanto al interior hay que comprobar que funcionan todos los mandos y testigos, además de que también deberemos observar el desgaste muy especialmente en el puesto del conductor, ya que eso nos puede ayudar a hacernos una idea de si realmente tiene los kilómetros que indica o por contra han sido rebajados.

En cuanto a la mecánica, aquí ya hablamos de algo un poco más complicado, ya que no es fácil detectar fallos del motor si no estamos acostumbrados o tenemos experiencia en este ámbito. Por ello lo ideal es acudir con alguien que sí la tenga y en general deberemos comprobar si arranca de forma suave o le cuesta, el estado de la dirección, si la suspensión emite algún tipo de ruido, también deberemos analizar que los frenos funcionen adecuadamente, es importante que analicemos el estado de los neumáticos y la transmisión comprobando ruidos en el embrague o al acelerar en una curva, también deberemos analizar el tubo de escape de manera que si es azul quiere decir que el motor está muy gastado, si es blanco puede ser por el frío o porque en la combustión entre poco combustible, y si es excesivamente negro quiere decir que está consumiendo demasiado combustible.

En definitiva estos son los aspectos que deberemos tener en cuenta a la hora de comprar un coche de segunda mano barato y que cumpla con nuestras expectativas, a la vez que garantice que podremos funcionar con él sin problemas durante muchos años.

Dónde encontrar los mejores coches de segunda mano baratos

Pero como decíamos antes, es muy importante realizar la compra en concesionarios de confianza, consiguiendo de este modo tener a nuestra disposición todas las garantías de que nuestro vehículo estará en perfecto funcionamiento durante mucho tiempo.

En cualquier caso, si buscamos coches segunda mano baratos es importante tener en cuenta que en el mercado contamos con un amplio abanico de opciones que nos pueden venir muy bien, y si realizamos todo el proceso teniendo en cuenta los detalles que hemos indicado en el apartado anterior, veréis que resulta mucho más fácil encontrar el coche perfecto para el uso al que va a estar destinado.

Así que ya sabéis, poneos en contacto con vuestro concesionario favorito y con una simple búsqueda empezarás a encontrar modelos muy interesantes y que se adaptarán a vuestros gustos y exigencias.