Sociedad

El coche eléctrico avanza con paso firme

25/10/2017

El coche eléctrico avanza con paso firme

Hasta hace muy poco tiempo, cuando se hablaba de coches eléctricos venía a la mente el clásico juguete para niños que todos hemos tenido (o querido tener) de pequeños. Estos siguen siendo uno de los regalos más recurrentes, dado que además los modelos han avanzado mucho. Sin embargo, cuando hablamos de coches eléctricos no nos referimos solo a juguetes. Al menos no a los infantiles, puesto que un coche puede ser el juguete preferido de un adulto. Y es ahí donde los coches eléctricos también están ganando terreno.

Los talleres se preparan

Como es natural, aunque se trate aún de una tecnología relativamente nueva, los talleres empiezan a trabajar para estar informados sobre el funcionamiento de este tipo de vehículos. Al fin y al cabo el paso del tiempo puede causar desgaste y será necesario cambiar piezas o reparar algunas de ellas. Siempre estará el servicio oficial, aunque a medida que estos coches se vayan extendiendo por las ciudades, los usuarios tratarán de recurrir a alternativas más económicas, pero siempre con garantías. Los talleres independientes lo saben y antes de que sea una gran necesidad prefieren adaptarse.

Hay elementos que no necesitarán grandes cambios, como las prensas hidráulicas de talleres con las que se sujetan las piezas para montar o desmontar. Tampoco lo harán las que se usan para cambiar las ruedas, por ejemplo. Otras sin embargo se incorporar al material que equipa estos sitios, como ordenadores y herramientas para arreglar componentes electrónicos.

¿Híbridos o totalmente eléctricos?

Este es un detalle interesante, ya que el número de modelos que combinan la electricidad con los motores convencionales parece estar creciendo. Pocos son los coches que se mueven únicamente con electricidad, aunque la idea es que sean estos los que avancen con el fin de ahorrar al medio ambiente emisiones contaminantes.

Diferencias con los de juguete

Tal vez parezca algo extraño, pero pocas son las diferencias entre los coches electricos para niños y los vehículos que las marcas están empezando a fabricar para uso por carretera. Es cierto que los motores son mucho más complejos, en parte porque la ingeniería de un coche para algo más que jugar requiere robustez, velocidad y control. Sin embargo, el principio es exactamente el mismo: activar el interruptor de encendido y pisar el acelerador para que se ponga en marcha. Detrás de ello hay una gran complejidad, aunque este existe tanto en el caso de los coches de verdad como el de los de juguete.

Más allá de la movilidad personal

 

El uso de motores eléctricos no parece estar limitado a los coches que conduciremos dentro de unos años. También hay otros vehículos que se están pasando al lado más ecológico, como autobuses y camiones. Estos tienen también una complejidad mayor, sobre todo por el volumen y peso de todo aquello que tienen que transportar.

No es lo mismo llevar a 5 personas de viaje que dedicarse al transporte de vehículos, mucho más pesados y voluminosos. Aunque ya existen los primeros prototipos de camiones con capacidad de carga y autonomía suficientes como para sustituir en el futuro a los convencionales.

Al igual que sucedió con los motores de combustión interna y las máquinas de vapor, el coche eléctrico no debería tardar demasiado tiempo en sustituir al convencional. Aunque hay quien se muestra un tanto pesimista en este sentido. Pero también los había que pensaban que estos motores nunca conseguirían hacerlo y hoy son imprescindibles.

Dentro de algunos años, cuando hablemos de estos posiblemente tengamos que especificar si hablamos de coches electricos para niños baratos, que seguro que seguirán siendo uno de los regalos más alucinantes del mundo para ellos, o del vehículo que tendremos aparcado en la puerta.