Sociedad

¿Por qué instalar una cubierta en la piscina de casa?

27/03/2019

¿Por qué instalar una cubierta en la piscina de casa?

Las cubiertas para piscinas son la mejor solución para conservar en buenas condiciones el agua de las mismas. Un recurso que, al mismo tiempo, alarga la vida útil de la piscina, tanto de uso doméstico como profesional, por lo que resultan ideales para el adecuado mantenimiento de este espacio.

Una piscina es un elemento de mucho interés en cualquier casa. No sólo por la calidad de vida que podrás disfrutar con ella, sino también por lo que puede revalorizar una vivienda en caso de querer venderla. Sin embargo, hay quienes piensan que tener una piscina supone muchos gastos de limpieza y mantenimiento.

Realmente, este último aspecto no deja de ser verdad. No obstante, instalando una cubierta en la piscina puedes minimizar estos costes. Sólo con echarle un vistazo a esta selección de cubiertas altas para piscinas te darás cuenta de su importancia. Unas cubiertas que son perfectas para el mejor mantenimiento de nuestra piscina.

Principales ventajas de instalar una cubierta en la piscina

Hay una serie de ventajas a tener muy en cuenta y por las que debes plantearte instalar una cubierta en la piscina.

Por un lado, se trata de un elemento que aporta una gran seguridad a la piscina. Los diferentes tipos de cerramientos permiten abrir y cerrar la piscina cuando se desee. Una seguridad que resulta fundamental si se tienen niños pequeños o mascotas en casa que puedan caer en cualquier momento a la piscina.

Una de las principales ventajas de poner una cubierta en la piscina es que vas a poder alargar la temporada de baño. La cubierta protegerá el agua del frío, la lluvia y las heladas, para que no tengas que bañarte a temperatura ambiente. Esto se traducirá a final de mes en un mayor ahorro energético y económico.

Además, a pesar de la inversión inicial que supone instalar una cubierta, a corto plazo disfrutarás de un importante ahorro en luz y en agua, y en productos de limpieza y cloro. El agua de una piscina cubierta mantiene mucho mejor el calor y no se evapora tanto. De esta forma, tendrás un ahorro al llenar menos veces la piscina.

En lo que respecta a los productos de limpieza y cloro, se estima que una piscina con cubierta puede limitar el uso de éstos en más de un 50%. Así no sólo estarás ahorrando en el precio de estos productos, sino que también disfrutarás de una piscina de calidad, al no llevar el agua tantos compuestos químicos.

Esto último va a repercutir en la salud de los que se bañen en la piscina. A su vez, hay diferentes tipos de cubiertas en el mercado actual que disponen de protección especial contra los rayos UV solares. Así podrás bañarte más tranquilamente en los días de excesivo calor en verano.

Las cubiertas también mantienen la piscina libre de suciedad durante todo el año. Es muy frecuente que, fuera de la temporada de baño, podamos ver piscinas muy sucias que luego requieran de una ardua tarea de limpieza. Una cubierta puede ser la mejor solución para mantener limpia la piscina todo el año.

Por último, hay que señalar que una cubierta le dará mayor estética a la piscina. En el mercado actual podemos encontrar cubiertas de diversos estilos, tanto altas como bajas, para que puedan adaptarse fácilmente al entorno. Cubiertas telescópicas, fijas, cúpulas y techos suelen ser las opciones más demandadas.

Como podemos comprobar, hay muchos motivos por los cuales instalar una cubierta en la piscina de casa. Una manera de poder disfrutar de este elemento los 365 días del año y con la máxima seguridad y calidad.

Porque una cubierta no sólo nos va a permitir poder bañarnos en la piscina con mal tiempo, sino también durante esos días de verano en los que el sol es insoportable. Este tipo de cerramientos supondrán, en definitiva, mejorar notablemente la calidad de vida de las personas de casa.