Sociedad

El boom de las escape rooms

junio 19, 2019
Israel Guerra

author:

El boom de las escape rooms

El ocio vuelve a las calles, la fuerte demanda de actividades fuera de las pantallas de ordenador crea lugares espectaculares para la diversión, tanto en familia como en grupos de amigos o en pareja. La última gran sensación, en este sentido, son las llamadas escapes rooms, un juego 100 % inmersivo en el que se vive una aventura, siguiendo un guión previamente establecido, en el que los participantes deberán resolver una serie de retos, misterios y enigmas en forma de rompecabezas para salir de una habitación en un tiempo determinado.

Este divertido juego está causando furor entre un público deseoso de experiencias nuevas, que les pongan a prueba mentalmente en un ambiente que parece haber salido de una película. Y es que existe una amplia variedad de salas de este tipo; existen escapes rooms ambientados en un búnker militar, en una nave espacial, en una casa encantada… todo en post de conseguir la máxima integración de jugador e historia.

The Darkest Room, el ultimo desafío

Este modelo de ocio inmersivo tiene el hándicap de ser un juego para ser jugado una sola vez, ya que una vez conocido y resueltos sus enigmas poco sentido tiene volver a repetirlos, es por eso que nacen nuevas formas de desafío a partir de la misma estructura.

Por eso ha llegado el último y más revolucionario juego basado en la fórmula de avanzar en una historia, formando parte de ella, siendo sus protagonistas absolutos al resolver los problemas que hacen que la historia avance. De la mano de Escape Room Madrid, y su Escape Room Project, se presenta el llamado The Darkest Room, una experiencia que va mucho más allá de las tradicionales escape rooms, puesto que se abre a un nuevo mundo de sensorial nunca antes vivido en un juego.

Y es que el Darknest Room, además de proveer al jugador de todas las sensaciones propias de una investigación en la que tendrán que poner a prueba todo su ingenio, inteligencia y capacidad deductiva, se les limitará la capacidad de la visión, lo que produce, al contrario de lo que se pueda suponer en un principio, la apertura de una nueva puerta, aquella que permite utilizar el resto de nuestros sentidos, que por lo común, permanecen relegados a un segundo o tercer puesto.

Cuando se anula la vista se enciende todo un mundo multisensorial que despertará una parte bastante dormida en la mayoría de las personas. Se afinarán hasta límites insospechados el tacto, el oído y el olfato, los sentidos que se necesitan para salir de la trampa que es el escape room.

La diferencia fundamental de la Darknest Room al resto de esta gama de juegos, además de la completa oscuridad que nos envolverá, es que podremos movernos sin miedo por las habitaciones, pues se han eliminado todos los elementos que puedan producir miedo, sustos o terror. Al estar completamente a oscuras, todos nuestros recursos se enfocarán únicamente en la resolución de los enigmas que nos vayamos encontrando. Es por esto que es apto para cualquier edad y condición, desde niños hasta personas mayores y especialmente dirigido a personas invidentes que, por regla general, no tienen demasiadas alternativas de ocio.

Se puede jugar en pareja o en grupos de 3, 4 (lo más aconsejable) y hasta cinco personas, utilizado para mejorar el trabajo en equipo, afianzar las relaciones personales, unificar el sentimiento familiar, y entender lo que supone una discapacidad como la ceguera.

Saber más sobre las escapes rooms y la darknest room

Las escape rooms están de moda, nadie duda de esto, pero están consideradas como una evolución más que curiosa de las opciones de ocio existente, ya que va en dirección contraria a la tendencia natural, en la que la tecnología digital domina la mayor cuota de mercado en este sentido. En este caso recorren el camino opuesto, pues se juega dentro del mundo tangible, reconociendo la importancia de lo real, de lo manual, de lo puramente físico.

Por su parte, The Darknest Room da un paso más, ofreciendo una experiencia única incluso en un campo tan inexplorado y reciente como el del escape room y también dar a conocer una realidad social, la de la ceguera, despertando con ello cierta conciencia en la comunidad.

Esto ha provocado que cada dos semanas, aproximadamente, un grupo de invidentes participe de esta forma de ocio tan espectacular, divertida e intensa. Estas personas pueden entrar incluso con sus perros guías.

Es tal el éxito que siguen cosechando que sus socios empresarios, Nuria Gutiérrez, Beatriz Bosch y Víctor Arcas, están contemplando la opción de abrir otra sala de escape o un hall escape, para que jueguen grupos más grandes y puedan ser incluidos grupos de empresas o despedidas de solteros y solteras.

La importancia del juego en equipo aquí cobra su mayor exponente, sin restar valor a la calidad del juego personal, dándose casos en los que uno de los componentes encuentra la solución, pero al no imponerse, nadie le hace caso, por lo tanto, la conducta de las personas dentro del equipo también es bastante relevante, no solo la capacidad de encontrar respuesta a los enigmas.

 

Comentarios