Salud

Cómo mantener una salud óptima para una mejor calidad de vida

julio 17, 2019

Cómo mantener una salud óptima para una mejor calidad de vida

Cuidar de la salud es una tarea que se hace a diario, es muy común visitar un médico cuando hay síntomas de una enfermedad o un débil estado de ánimo. Sin embargo, lo más recomendable es hacer consultas al doctor de forma regular para mantener una salud óptima, y con esto, llevar una vida confortable y más tranquila.

De esta manera, se consigue un estado vital de bienestar físico, psíquico y emocional que mejora en gran medida la calidad de vida. Controlar algunos aspectos que requieren de atención y adoptar hábitos saludables ayudarán a evitar dolencias y trastornos médicos.

Prevención para evitar riesgos de enfermedades comunes 

La mayoría de las patologías habituales son consecuencia de descuidos en los asuntos básicos de salud, no controlar su evolución es un factor negativo que disminuye la posibilidad de mejora. Una de estas enfermedades es la presión arterial o hipertensión, que requiere de un control efectivo y continuo para evitar riesgos cardíacos.

Un seguimiento cotidiano de los valores de tensión arterial puede hacerse sencillamente en casa con el mejor esfigmomanómetro manual, cuya función primordial es permitir al paciente llevar un registro de todas las mediciones para luego informar al cardiólogo y poder hacer un análisis del cuadro clínico. De ese modo, el profesional podrá tomar las acciones correctivas que garanticen un nivel adecuado de tensión del paciente.

De igual modo, fomentar una sensación de salud y bienestar con la relajación y el ejercicio físico ayuda a sanar el corazón, realizar sus funciones de manera normal y más eficientemente, así como también es posible regular progresivamente los niveles de colesterol, sobrepeso e insulina. Es importante, por tanto, conocer las enfermedades más comunes y sus formas de evitarlas o prevenirlas bajo un sano estilo de vida. 

Enfermedades comunes que pueden prevenirse

Son muchas las causas que dan origen a las dolencias más comunes, desde una alimentación poco equilibrada hasta un cansancio crónico, estas patologías frecuentes son:

  • Diabetes: donde el organismo no es capaz de producir suficiente insulina y esto ocasiona la hiperglucemia, que es una alta concentración de azúcar en la sangre. Una forma de prevenirla o disminuir sus avances, es a través de una buena alimentación y actividad física.
  • Afecciones cardiovasculares: son enfermedades que afectan al corazón, al cerebro o al riñón; las principales son aquellas generadas por altos niveles de colesterol y por una tensión arterial muy alta. Puede prevenirse adoptando hábitos saludables como evitar el consumo de sodio y alcohol, no fumar y hacer ejercicios.
  • Enfermedades respiratorias crónicas: como el asma, patología pulmonar obstructiva o alergias. Para evitarlas, es importante consumir vegetales verdes, no fumar, y no tener contacto con secreciones respiratorias de otros.

Tener hábitos sanos para un mejor estilo de vida

La forma más fácil de cuidar de la salud es asumir un cambio en los hábitos de vida, que puedan adaptarse a las necesidades del organismo y que permitan conseguir una mejor calidad de vida. En esta web es posible encontrar todo tipo de información en cuanto a las últimas investigaciones en avances de medicamentos, enfermedades raras y algunos consejos para adoptar mejores formas de actuar frente a una patología y evitar desmejorar el bienestar tanto físico, como emocional.

Entre las principales recomendaciones se encuentra minimizar el estrés, una afección que aparece en pacientes con problemas de salud derivados de altos niveles de preocupación, trabajo y agotamiento.

Puede prevenirse con buen descanso, alimentación sana y alejarse de los problemas del entorno. Otra buena medida es controlar la obesidad y el sobrepeso como factor de riesgo que afecta a la tensión y que puede generar, además, la hipercolesterolemia.

Por lo que es fundamental mantener una dieta adecuada y eliminar niveles de grasa en la sangre para prevenir o evitar por completo enfermedades derivadas de la obesidad. Para lograr esto es necesario considerar algunas acciones:

  • Mantener una alimentación equilibrada con nutrientes y vitaminas que proporcionen estabilidad al organismo, y aumenten las defensas del organismo.
  • Dormir por lo menos de 6 a 8 horas diarias, lo que ayudará a un descanso mental, aparte de que los órganos se fortalecen y renuevan en este período.
  • Tomar agua regularmente para limpiar el organismo de impurezas y grasas en el cuerpo. Esto beneficiará a la actividad mental del cerebro y a la lozanía de la piel.
  • Hacer ejercicio físico constantemente, que ayudará a aumentar los niveles de energía, tanto en el aspecto corporal como en el mental y el emocional.

Evitar consumir tabaco y moderar la ingesta de alcohol, para lo cual es necesario mantener una conducta que permita eliminar los estados ansiedad que pueden surgir.

Comentarios