Sociedad

Uruguay, un país con tanta tradición vinícola como Argentina y Chile

julio 31, 2019
Israel Guerra

author:

Uruguay, un país con tanta tradición vinícola como Argentina y Chile

En América del Sur, Argentina y Chile son dos importantes potencias vinícolas. Los caldos de estos países son conocidos en todo el planeta y sus productores han sabido crear una potente industria del vino reconocida internacionalmente.

En Uruguay, el otro país del Cono Sur, la tradición vitivinícola no tiene tanta relevancia mediática como en Chile o Argentina, pero la calidad de sus vinos no tiene nada que envidiar. La proyección internacional de los vinos uruguayos es menor porque prácticamente todo el vino local lo consumen los propios uruguayos, siendo sus habitantes los que poseen una cota de consumo más alta en todo el continente, incluyendo América del Norte.

Vemos, por tanto, que los uruguayos son amantes del vino pero no han sabido proyectar su industria vitivinícola hacia el exterior de manera tan exitosa como sí ha ocurrido por ejemplo en Chile. La tradición vinícola de Uruguay se remonta hasta el siglo XIX, siendo un buen número de bodegas de origen italiano.

Las cepas en Uruguay responden a variedades transalpinas y mediterráneas, lo que convierte a estos caldos en los más europeos de Latinoamerica. La peculiar orografía del Uruguay, plagada de paisajes con suaves lomas y climas benignos, se asemeja en parte al territorio cercano a Burdeos, donde se producen vinos de gran prestigio.

La uva y los vinos uruguayos

Una vez aclarado por qué los vinos uruguayos no tienen tanto reconocimiento internacional como sí ocurre en Chile o Argentina, es momento de hablar de sus uvas, sus variedades. En Argentina la uva más conocida es la malbec mientras que en Chile es la variedad carmenere. En Uruguay, la variedad tannat es la más representativa ocupando un 34% del total de viñedos.

La uva tannat fue introducida en el país en el último tercio del siglo XIX, procedente del suroeste francés. El clima de Uruguay es muy diferente al de los que más se dan en Argentina y Chile, que son mejores para otras variedades como cabernet, franc o syrah, todas ellas uvas tempranas o semitempranas. La variedad tannat es más tardía.

Los mejores vinos uruguayos

En este país del Cono Sur americano es habitual encontrarse bodegas familiares de dimensión pequeña y mediana más abiertas al público que en España. Las bodegas funcionan como espacio de degustación, tienda y restaurante.

Para muchos es sorprendente, pero en Uruguay el concepto de enoturismo está más desarrollado que en las bodegas europeas, donde abunda más esa filosofía de la bodega como centro de trabajo. No obstante, existen también en el país grandes bodegas como Garzón y Viña Edén, que tienen una dimensión mayor más comparable al modelo que conocemos en España o Europa.

Precisamente entre los mejores vinos uruguayos destacan algunos de Garzón. El Garzón Gran Reserva Albariño 2018 ha resultado galardonado como Medalla de Oro en la 25ª edición del Concours des Vinalies Internationales, un concurso internacional organizado por la Unión des Cenologues de France.

En este concurso se examinaron un total de 3.341 vinos de 45 países diferentes y se otorgaron 1.002 medallas (431 de oro y 571 de plata), atendiendo así al límite del 30% de las recompensas impuestas por el estándar de la OIV (Organización Internacional de la Viña y el Vino) en competencias internacionales.

El éxito de Garzón no solo se limita a su vino albariño, condecorada con una medalla de oro. Esta bodega resultó condecorada además con dos medallas de plata, una para el Garzón Balasto 2016 y otra para el Garzón Single Vineyard Tannat 2017. La bodega Garzón es una de las más potentes en la industria vitivinícola uruguaya, y una muestra de ello es su presencia en destacados medios de comunicación como forbes.com.

Para muchos expertos, la variedad albariño podría convertirse en la uva nacional blanca del país por su condición de uva atlántica. El clima en Uruguay permite su cultivo por su moderada temperatura diurna, lo que determina que esta uva de origen gallego se adapte de manera ideal. En cualquier caso, el albariño uruguayo recibe algunos matices tropicales y un menor grado de acidez sin llegar a perder frescura.

Desde la creación de este certamen internacional, Uruguay participa de manera ininterrumpida en el mismo, siendo esta muestra una de las principales actividades de promoción de los caldos uruguayos. En el transcurso de las ediciones, los vinos uruguayos han obtenido un total de 170 premios repartidos entre 33 bodegas: 40 medallas de oro, 129 de plata y una mención.

La edición 2019 del Concours des Vinalies Internationales señala una vez más la fuerte presencia de la uva tannat en Uruguay, pues tres de los galardones recibidos por las bodegas uruguayas son correspondientes a esa variedad.

Así, Bouza Tannat Parcela única B26 del año 2016, de Bodega Bouzá, fue galardonado con una medalla de plata, al igual que H. Stagnari Tannat Viejo de 2016, de Vinos Finos H. Stagnari. La condecoración a uva tannat restante fue la que recayó en el vino de Garzón previamente mencionado. Los vinos uruguayos recibieron un galardón más, el Leonardo Falcone Marselan 2018 de Leonardo Falcone.

 

Comentarios