Sociedad

Los estilos decorativos más habituales para el hogar

02/06/2020

Los estilos decorativos más habituales para el hogar

Moderno, industrial, minimalista, clásico. Hay infinidad de estilos decorativos con los que podemos vestir nuestro hogar. A veces, esta abundancia de formas y estilos hace que muchos lo tengan complicado a la hora de elegir el que mejor se adapta a sus necesidades. Sin embargo, para ello es muy recomendable conocer las características principales de cada estilo y así apostar por el que más nos guste y nos defina. 

 

Los estilos moderno y contemporáneo

 

El estilo moderno se refiere a todos aquellos hogares que apuestan por las líneas limpias y nítidas, una paleta de colores simple y el uso de materiales como el vidrio, el metal y el acero. La simplicidad de los elementos, incluidos los muebles, la elegancia y el orden son también aspectos a tener en cuenta en dicho estilo. En la elegancia del estilo moderno, por ejemplo, encajan muy bien toda la variedad de Puertas EURO-BLOCK.COM

 

Dentro del estilo moderno, hay un apartado especialmente dedicado al estilo de los años 50 y 60. Una especie de nostalgia retro de mediados de siglo y en la que también se dejan ver algunos elementos minimalistas. La funcionalidad, las formas reducidas y naturales y los diseños simples son sus rasgos más característicos. 

 

La principal diferencia entre el estilo moderno y contemporáneo es que el primero es una estricta interpretación del diseño de principios del siglo XX. El contemporáneo, por su parte, es más fluido e incluye líneas curvas y otros aspectos que no tienen cabida en el estilo moderno. 

 

Los estilos minimalista e industrial

 

El estilo minimalista se inspira en la simpleza del diseño moderno, pero la amplifica aún más. Emplea colores neutrales y sus muebles son simples y estilizados. No hay lugar para lo excesivo ni para las extravagancias. El minimalismo se define como un estilo funcional y de líneas muy simples. 

 

El estilo industrial es muy característico. No es raro ver en él ladrillos vistos, conductos y otros materiales que nos recuerdan a un almacén. Aquí tienen cabida los techos altos, las puertas de interior en madera, las lámparas colgantes de metal, los muebles funcionales dispersos y los colores metálicos. 

 

El estilo escandinavo

 

El diseño escandinavo rinde homenaje a la simplicidad de la vida que rige los países nórdicos. Un tipo de diseño que a veces se presenta como una pequeña obra de arte, pero sin obviar lo simple y lo discreto. Los muebles son muy funcionales y los colores que destacan son los blancos y claros. 

 

Es un estilo en el que pueden verse también la incorporación de elementos naturales como la madera, así como los plásticos brillantes, el aluminio esmaltado y el acero. Las puertas lacadas en blanco son uno de los elementos decorativos más demandados en el estilo escandinavo. Los grandes espacios logran que la iluminación sea espaciosa y natural. 

 

El estilo bohemio

 

Los hogares de estilo bohemio incluyen muebles y accesorios de iluminación antiguos, textiles y alfombras de diferentes diseños y artículos que se pueden comprar en los tradicionales mercadillos de pulgas. No resulta nada raro ver almohadas y/o cojines por el suelo y asientos muy cómodos. 

 

El estilo bohemio más lujoso suele incorporar una lámpara de araña combinada con una gran alfombra y sillas antiguas y pomposas. Un diseño que acepta todo, siempre y cuando lo que prime sea la elegancia. 

 

El estilo tradicional

 

El estilo tradicional ofrece detalles clásicos, muebles suntuosos y una gran cantidad de accesorios. Las casas tradicionales a menudo cuentan con elementos de madera, una paleta de colores intensos y una gran variedad de texturas y líneas curvas. Los muebles suelen tener muchos detalles y telas elaboradas, destacando la presencia del terciopelo, la seda y el brocado. 

 

Las ventanas de madera son uno de los elementos más habituales dentro del estilo tradicional. Aportan un toque elegante y rústico a la vivienda. Es cierto que este tipo de ventanas requieren de un mayor mantenimiento, pero el mercado actual ofrece soluciones de una gran calidad.   

 

El estilo rústico

 

El diseño rústico se inspira en lo natural, utilizando materiales como la madera o la piedra. Además, puede incorporar accesorios cálidos del exterior para aportar un diseño arquitectónico muy característico. Los techos abovedados y adornados con vigas de madera o los suelos de madera son muy habituales. 

 

No obstante, hay muchos diseños que combinan en la actualidad el diseño rústico con muebles y accesorios más modernos. 

 

Tal y como se puede comprobar, hay una gran variedad de estilos y diseños con los que decorar nuestra casa. La idea no solo es tratar de reflejar nuestros gustos y nuestra personalidad, sino sentirnos cómodos en la vivienda. Llegar a casa después de una jornada de trabajo y encontrar la paz y el descanso necesarios es clave para disfrutar del hogar. 

 

Y, para ello, nada mejor que contar con un diseño que nos identifique. Un estilo que nos haga mirar a nuestro alrededor y sentirnos a gusto con lo que vemos.