Tecnología

Implanta la carta digital y adapta tu restaurante a los nuevos tiempos

28/07/2020

Implanta la carta digital y adapta tu restaurante a los nuevos tiempos

La llegada de la “nueva normalidad” ha supuesto tener que implementar una serie de cambios en el sector hostelero que, además de costosos, pueden llevar aparejadas serias molestias tanto para trabajadores como a clientes. Uno de esos cambios tiene que ver con las cartas y la necesidad de desinfectarlas cada vez que pase por las manos de un comensal, algo que puede evitarse implantando la carta digital. Conócela en este artículo.

Hostelería y “nueva normalidad”

Entre los profundos cambios que la hostelería ha experimentado a consecuencia de la pandemia del COVID-19 podríamos comentar las reducciones de aforo de los locales, la necesidad de implantación de medidas para desinfectar cada mesa entre cliente y cliente o la imposición de unas medidas sanitarias más severas y, aunque en muchos casos se trate de medidas que no implican sino un aumento del esfuerzo del personal, hay excepciones en las que basta con hacer una inversión mínima para minimizar sus consecuencias, como ocurre con las medidas adoptadas para con las cartas.

Los beneficios de la carta digital

En efecto, la implantación de la Carta Digital QR no sólo evita que nuestros trabajadores tengan que desinfectar las listas de precios cada vez que pasan por las manos de un cliente (con la “pérdida” de tiempo que ello conlleva), sino que también lleva aparejados una serie de beneficios que creemos necesario enumerar:

  1. Ahorra tiempo, dado que la posibilidad de consultar la carta desde el teléfono móvil evita a los camareros viajes innecesarios y a los clientes tener que esperar a que les llegue la carta para poder decidir qué van a tomar.
  2. Es ecológico, porque evita tener que usar innecesariamente papel y tener que renovar las cartas a consecuencia del deterioro que produce el paso del tiempo.
  3. Permite ahorrar, en la medida de que haciendo una mínima inversión evitamos tener que cambiar continuamente las cartas y, con ello, hacer gastos innecesarios. Además, hay algunos casos en los que los clientes pueden hacer los pedidos desde sus propios teléfonos, lo que podría suponer un cierto ahorro en personal y, en cualquier caso, minimiza el trabajo de los camareros.
  4. Pueden actualizarse fácilmente y sin tener que preocuparnos por borrar y volver a escribir en pizarras o tener que cambiar de carta física para informar a nuestros clientes de los menús diarios, de las sugerencias del chef o de los vinos que tenemos en nuestra bodega en un momento dado.
  5. Puede ser visualizada en múltiples idiomas, lo que supone dejar de tener que preocuparnos por disponer de cartas impresas para indicar nuestra oferta gastronómica a los turistas que llegan desde distintos países.

Cómo se implanta

Por si los cinco beneficios que acabamos de enumerar no fueran suficientes, tenemos que decir que las cartas digitales son muy fáciles de implantar en restaurantes o otros comercios. Existen empresas que hacen por tí todo el proceso e incluso llevan a cabo todos los trabajos para que nosotros podamos actualizar nuestra carta diariamente y con total facilidad, así que no hay ningún tipo de excusa para modernizar nuestro negocio y ofrecer a nuestros clientes la posibilidad de conocer nuestra oferta gastronómica sin levantarse de la mesa ni esperar a que llegue el camarero.

 

De hecho, no podemos dejar de decir que la implantación de la carta digital es muy económica, dado que puede hacerse de forma totalmente gratuita en el caso básico o haciendo una inversión que no va más allá de los 24,99€ mensuales si se necesitan servicios adicionales.

En conclusión, no podemos más que decir que la carta digital es el futuro de la hostelería y sugerir a quienes no la hayan implantado que lo hagan de inmediato, dado que sus clientes y trabajadores se lo agradecerán.