Economía

Regalos de empresa: una guía de por qué y qué

03/11/2017
Foto del avatar

author:

Regalos de empresa: una guía de por qué y qué

En el mercado laboral actual solo un 9,67% del total de contratos firmados son contratos indefinidos, según los últimos datos del paro conocidos, correspondientes al mes de septiembre. Los puestos de trabajo son más efímeros que hace unos años, lo que puede ir en detrimento de retener talento de los trabajadores o, al menos, crear un equipo sólido y compacto que comparta objetivos.

Está claro que las condiciones de trabajo son determinantes para motivar a los trabajadores y conseguir que sigan en la empresa, trabajando por un proyecto común: salarios adecuados, horas justas, buen ambiente… Pero, al margen de ello, se pueden buscar y aprovechar las oportunidades para “hacer equipo”.

Las fechas navideñas se acercan contando no solo los días señalados, sino los prolegómenos: comidas de empresa, con los amigos, quedadas familiares informales… Va siendo hora, por lo tanto, de planificar en el seno de la compañía.

La comida de empresa es buen momento para estrechar lazos con los compañeros en un ambiente más distendido, fuera de la presión del día en trabajo. Puede favorecer la comunicación interna, mejorar las relaciones, aumentar la motivación y la sensación de equipo. Es un pequeño gesto para premiar el esfuerzo conseguido durante el año.

Algo similar sucede con los regalos de empresa. Es una manera de reconocer la dedicación que, además, ayuda a que se recuerde la marca, genera confianza y aporta bienestar en el seno de la organización. Eso sí, hay que saber elegir.

Cómo escoger el regalo de empresa

Hay que ser realista a la hora de establecer el presupuesto, considerando lo que se va a gastar por empleado. Aunque sea por una vez, conviene no hacer distinciones, dar a todos un regalo similar y no dejarse a nadie atrás. Tan contraproducente puede ser gastar mucho como parecer cutre.

Es mejor tomárselo como un regalo a un amigo: lo importante, más allá del dinero, es que la otra persona sienta que se ha dedicado tiempo y esfuerzo en pensar algo que le hiciera ilusión, que le gustara o que le fuese útil. Puede parecer complicado por la más que probable heterogeneidad de personalidades en la plantilla, pero siempre se puede pedir ayuda a alguien que esté en permanente contacto con trabajadores y jefes, como un encargado. O como el responsable de recursos humanos.

La personalización es un valor. Si se opta por hacer un regalo diferente a cada persona, partiendo de un presupuesto similar para cada cual, hay que procurar atender sus deseos, o saber qué le puede gustar. Si se opta por lo estándar, los alimentos gourmet para las fiestas o las tarjetas regalo en comercios locales, suelen ser bienvenidas.

En cuanto a proveedores de regalos para empresa uno que aúna los conceptos de regalos originales y regalos baratos es PromoRegalo.

Tecnología y artículos de oficina

Hay que tener en cuenta variables como la edad, el sexo o las aficiones pero, hoy día, por su carácter acaparador, la tecnología y los accesorios que tienen que ver con esta suelen ser un acierto.

PromoRegalo, por ejemplo, propone artículos como las memorias USB personalizadas o los cargadores Power Bank sin enchufes, que se suelen utilizar en el día a día. Más enfocados al ocio, el palo selfie y los disparadores remotos de fotografía pueden también ser sugerencias.

Es buena idea optar por lo útil, por lo que se sabe que será un acierto. Lo mínimo que se conoce de los empleados es el trabajo que realizan en la empresa, así que artículos para facilitárselo no están de más. En una oficina, las alfombrillas, los ratones, los lectores de tarjetas, los recogecables, los punteros láser, las fundas para el portátil y otros accesorios par el PC suelen ser bien recibidas.

Acorde con las fechas

En Navidades, como puede suceder en las vacaciones de verano, es posible que la plantilla ande dispersa, con más dificultades de las habituales para concentrarse por las interrupciones por días de fiesta o los encuentros con familiares o amigos, donde los excesos de comida y bebida son los protagonistas.

Estos días se pueden tomar para cumplir otros objetivos, por ejemplo, fomentar el compañerismo y la cercanía entre todos los miembros de la empresa, lo que repercutirá en cohesión. Cualquier día de diciembre, especialmente de la segunda quincena, puede ser buen momento para improvisar un aperitivo con brindis incluido, para repartir enseres acordes (como gorros de Papá Noel o diademas de Rudolph) y, en definitiva, buscar la distensión. Nunca se sabe cómo esta puede favorecer la creatividad.