Compartir

El Siglo XXI ha destacado desde sus inicios por hacer alcanzable a la población, gracias a la proliferación del uso de internet como al auge televisivo, una mayor amalgama de estilos en el vestir, en el peinarse e incluso en el operarse.

La moda de las operaciones estéticas surgió ya a mediados de los 80. Aumento de senos e implantes en los labios, proliferan sobre todo en los Estados Unidos de América.

Poco a poco, la moda de los cuerpos sinuosos con la icónica talla 90-60-90 iba incrementando en la primera cifra, haciendo palpable un especial interés por el aumento de senos a la vez que se intentaba reducir la segunda medida para afilar la cintura al estilo “cintura de abeja”, haciendo crecer el número de liposucciones.

Aumento de senos, el más cotizado

Actualmente, el aumento de senos Barcelona con prótesis se encuentra en constante subida en cuanto a porcentaje de operaciones por año.

Las candidatas más favorables a la realización de tales operaciones suelen ser las personas adultas y emocionalmente estables que han finalizado la lactancia o han perdido una gran cantidad de grasa. También a las mujeres con senos muy reducidos.

Esta operación también llamada mamoplastia consiste en la implantación de una prótesis mamaria bajo la propia glándula llamada mamaria. Esta prótesis no tiene una ubicación que pueda ser extrapolable y estándar en todos los cuerpos de las mujeres, ya que será el cirujano plástico quien, con el debido examen previo a al paciente decidirá, con su beneplácito, la ubicación adecuada según forma y estructura del pecho. Normalmente, eso sí, su aplicación se encuentra debajo del músculo.

La incisión en el cuerpo es mínima, ya que se utilizan enclaves corporales que permitan disimular las posibles cicatrices que se puedan originar durante la intervención en sitios como la aureola mamaria, la axila o el pliegue de debajo del pecho.

La lipoescultura no se queda atrás

Retomando las medidas 90-60-90, aparece como elemento importante el tamaño de la cintura. Los cánones señalan que como más pequeña y afilada, más sinuosidad aportará al cuerpo femenino y eso, en el siglo XXI  se convierte en algo importante.

Datos de liposucción Barcelona indican que dicha intervención le sigue de cerca al aumento de senos en lo que a operaciones estéticas se refiere.

La liposucción o lipoescultura es una intervención un poco más complicada que el aumento de senos aunque eso no acobarda a sus aguerridos defensores.

La más conocida es la de abdomen aunque se puede realizar en muchísimas partes del cuerpo siempre y cuando sean sitios con grasa especialmente localizada y de difícil eliminación.

La lipoescultura consiste en la extracción de grasa mediante una cánula o jeringa

conectada a una máquina succionadora que permite el extracto de esta. Existen dos formas de extraerla; mecánicamente o mediante ultrasonidos.

Encontrar ropa online barata que case con las medidas de moda en este Siglo XXI se ha convertido en una tarea fácil ya que se ha visto cómo a través de los años, el tallaje de moda de la gran mayoría de empresas de fast fashion ha ido descendiendo, siendo cada vez más pequeñas las tallas standard.

Así pues, un vestido ibicenco, de corte recto y largo con las medidas 90-60-90 nunca va a favorecer tanto como lo hace un vestido estilo pin-up que acentúa la curvilínea (o no) figura de aquellas que apuesten por acentuarlas.

Así es como se convierte el siglo XXI en el siglo de las operaciones estéticas y de la moda rápida dejando atrás aquél que apostaba por la naturalidad y el trabajo artesanal.