Sociedad

La compra de vehículos de ocasión, ahora también desde Alemania

30/05/2018
Israel Guerra

author:

La compra de vehículos de ocasión, ahora también desde Alemania

Si estás buscando cambiar de coche y quieres una gran marca y un buen modelo al mejor precio, lo más acertado es, como sabemos, buscar en el mercado de segunda mano. Un mercado que sigue creciendo, superando en ventas a los coches ampliamente. Durante el primer trimestre del 2018, los vehículos de ocasión vendidos llegaron hasta las 580.243 unidades, lo que representa un aumento del 17,8 % con respecto al mismo periodo del año anterior.

Son cifras que se tienen en cuenta dentro del territorio español, pero no son pocos los que buscan su vehículo de alta gama fuera de nuestro país, concretamente en Alemania. Un nuevo modelo de conseguir coches en Alemania es por medio de las subastas de coches / vehículos online.

El por qué cada vez más usuarios deciden comprar coches de Alemania  se debe fundamentalmente a sus precios más bajos en general y al buen mantenimiento que han tenido durante su uso, pero también tienen otras ventajas, te las contamos todas a continuación.

Ventajas de comprar un coche de segunda mano en Alemania

Efectivamente, la principal ventaja de comprar un coche en Alemania es que sus precios son relativamente más bajos de los que se pueden localizar en cualquiera de los mercados europeos, no solo en los españoles, pero es que además tiene fama de estar cuidados como ningunos y recibir un mantenimiento que supera a cualquier otro país. Si a esto le sumamos la gran variedad de modelos que podemos encontrar y la calidad de sus marcas, lo tenemos claro.

La explicación a estas condiciones que ofrece el mercado alemán de vehículos de ocasión , se encuentra en que los alemanes suelen cambiar de coche cada cinco o seis años, adquiriendo un modelo nuevo. Esto garantiza una gran cantidad de vehículos usados, pero que no han sufrido un desgaste excesivo, no solo por el poco tiempo de uso, sino por la calidad de sus carreteras que disminuyen al máximo el impacto de la conducción y el interés de los propios propietarios por realizar un constante y minucioso cuidado de sus máquinas.

Por otra parte, Alemania tiene unos impuestos bastante más pequeños que sus países vecinos, otro factor más que permite que las comparaciones de dos vehículos con las mismas características sean siempre a favor de los vehículos alemanes.

Por ejemplo, para un vehículo de ocasión cuyo precio de salida en Alemania sea de 16.000 euros, en Francia alcanzará con total seguridad los 18.000, en Holanda los 21.000 y en España puede llegar sin problemas hasta los 22.000 euros.

Además, la crisis económica contribuyó al aumento de las ventas de los vehículos alemanes. Al ser el primer país que lograba la recuperación, el mercado de coches de ocasión en este país se iba acrecentando, disminuyendo precios por la competitividad. Por otra parte, en el resto de países la oferta de este tipo de vehículos había menguado, por lo que la demanda de coches alemanes sufriría un considerable aumento al ser el lugar donde el resto de países de la eurozona acudiría para adquirirlos.

El transporte hasta España

Este sería, para la mayoría de compradores, el principal inconveniente a la hora de comprar un vehículo de segunda mano en Alemania, principalmente por el aumento del costo total, ya que habría que añadir el precio de utilizar un importador, es decir, una persona que traiga el vehículo hasta la casa del comprador o bien realizar un viaje hasta la ciudad germana donde se encuentre el coche, con los consiguientes gastos de billetes de avión o tren, la estancia y el dinero en combustible para la vuelta.

Si eliges la primera opción, es decir, que el vehículo lo traigan a su domicilio, cuenta con la ventaja de que todas las dificultades que esto plantea serán gestionadas por el importador, y principalmente no tendrás que conducir desde Alemania hasta su ciudad. Este servicio, aunque aumentaría el gasto total, todavía sería inferior a la compra de un coche de características similares en el mercado local. Como elemento negativo, no podrá probar el coche comprándolo sin saber a ciencia cierta si cumple con las expectativas depositadas.

Por otra parte, comprarlo directamente asumiendo los costes del viaje hasta Alemania, las estancias y el precio del combustible, también puede tener un coste inferior al que se ofrece localmente. Además, si te gusta conducir, el camino de vuelta estrenando coche nuevo, no va a representar ningún problema, antes al contrario, será todo un placer. De este modo tendrás la oportunidad de hacerte con el vehículo rápidamente y conocerlo en profundidad. En contraposición, ten en cuenta que se sumarán una gran cantidad de kilómetros y tendrás que gestionar por ti mismo las medidas que son obligadas para el registro de los coches importados de la Unión Europea.