Tecnología

Del coche al dron: La evolución del radio control

14 junio, 2018

Del coche al dron: La evolución del radio control

Los amantes del modelismo siempre han existido. La mayoría de ellos no se conforman solo con montar estos vehículos, sino que también quieren verlos en movimiento. De ahí que el radio control sea algo unido a este concepto. Coches, barcos y aviones a escala han proporcionado desde hace décadas diversión a los aficionados. Y desde que llegaron los drones, esta moda no ha hecho más que crecer. Así ha evolucionado el mundo de los vehículos por control remoto.

Por tierra, mar y aire

Si hay algo que ha definido desde siempre el radiocontrol es la inmensa cantidad de vehículos disponibles. Dependiendo del grado de destreza a los mandos, así como de las preferencias de cada uno, se pueden ver desde barcos teledirigidos hasta avionetas con las que hacer giros y piruetas en el aire. Evidentemente también hay espacio para vehículos terrestres, en los que los coches han ocupado una gran parte.

Estos últimos casi siempre eran la primera toma de contacto para quienes se querían iniciar en el mundo del modelismo y radio control. En parte porque es mucho más sencillo controlar un vehículo terrestre que hacer volar un avión o un helicóptero.

Mayores distancias y capacidad de reacción

Como es natural, la tecnología ha ido avanzando. Las redes de comunicación inalámbrica se han pulido y hoy el alcance que puede tener un vehículo controlado de forma remota es muy superior al de hace unas décadas. También lo es la capacidad de reacción del vehículo, que hoy es mucho más rápida y permite controlar mejor cualquier vehículo, dentro de las posibilidades que ofrece el entorno en el que se maneja. Al fin y al cabo no es lo mismo controlar camiones teledirigidos a volar un avión cuando hace un poco de aire.

Los drones revolucionan el mundo RC

Pero si hay algo que ha contribuido a aumentar el interés por el control remoto han sido los drones. Estos vehículos aéreos no solo se utilizan para el ocio, ya que también se empiezan a usar para realizar tareas de todo tipo. Aunque es evidente que el aumento de aficionados a los vehículos radio controlados se debe hoy a estos aparatos.

Existe una gran cantidad de tipos de drones. Desde los minidrones, de un tamaño que permite que entren en la palma de la mano, hasta los drones con camara para capturar imágenes y hacer vídeos desde las alturas. Aeronaves de un tamaño bastante grande, aunque también las hay menos voluminosas, con prestaciones más o menos avanzadas como control de estabilidad o conexión a Internet. Esto último para poder enviar las imágenes en tiempo real y hasta ser controladas a través de aplicaciones instaladas en un smartphone.

Una actividad de moda

Tanto ha impulsado el control remoto este tipo de vehículos que se han tenido que desarrollar nuevas normas para su uso. Antes esto no era necesario, ya que los aficionados solían usar espacios específicos para disfrutar de su hobbie, tal y como continúan haciendo. Aunque la regulación obedece más bien al posible uso más allá del ocio que se le está empezando a dar al dron.

Además de esto, los aficionados tienen cada vez más opciones para disfrutar, como la línea de dron Star Wars que recrea algunos de los vehículos míticos de la saga, y que se pueden encontrar en tiendas especializadas.

Sea como sea, lo cierto es que esta afición no es nueva. Lleva muchos años con nosotros aunque hoy esté viviendo un nuevo crecimiento.

Comentarios