Sociedad

El sector inmobiliario tiene que reconvertirse y adaptarse a los nuevos tiempos

05/05/2020

El sector inmobiliario tiene que reconvertirse y adaptarse a los nuevos tiempos

El sector inmobiliario se verá sometido a una fuerte reestructuración. Una nueva era inmobiliaria se atisba en el horizonte marcada, principalmente, por una bajada de precios en las viviendas, el abaratamiento de costes y mejores condiciones para los ciudadanos.

¿Qué tipo de medidas deben adoptarse en el sector?

Primeramente, debemos olvidar las desproporcionadas comisiones, por gestiones inmobiliarias, instauradas en la época de la burbuja inmobiliaria donde se llegaba a cobrar hasta un 7%.

En ese contexto, podemos encontrar una inmobiliaria en Alicante, Inmogle, que ha optado por cambiar las reglas del juego. Esta agencia cobra únicamente el 1% de comisión sobre el total de los servicios inmobiliarios, incluyendo las gestiones administrativas y burocráticas. Un guiño al sector inmobiliario para que se inicie el descenso del precio de la vivienda.

¿Es posible una bajada en el precio de la vivienda?

La crisis actual generada por el coronavirus ha provocado que el valor de la vivienda se encuentre fuera de lugar y obliga al sector inmobiliario a realizar un recorte de entre el 10% y el 20% aproximadamente.

Primeros descensos en la vivienda ocasión

Los primeros descensos se han hecho notar en las viviendas de ocasión. Esto parece ser el punto de inflexión de todo el sector. Un gran número de propietarios se han inclinado por rebajar el precio de venta de sus viviendas, ante el temor de un desplome definitivo del mercado.

Impactar en la mente del consumidor

Este reajuste en el valor de la vivienda tiene como objeto impactar en la mente del consumidor y atraer a posibles compradores. Debido al encierro obligatorio que sufre la ciudadanía muchos de estos posibles compradores pasan el tiempo buscando en la red una vivienda digna que se ajuste a su presupuesto.

Vivienda digna para jóvenes de clase obrera

El acceso a una vivienda digna debe realizarse con las suficientes garantías como para proteger a los jóvenes con menos recursos, principalmente, de clase obrera. Este hecho se encuentra reflejado en diversos instrumentos a nivel internacional de los derechos humanos.

¿Qué nos depara el futuro más cercano?

Una gran parte del sector inmobiliario asegura que este año ya se ha perdido. La pandemia mundial estancará las operaciones de compraventa y esto, a su vez, provocará un descenso en los precios.

 De igual modo, la capacidad de inversión, en un principio, también, se verá afectada y las nuevas construcciones se paralizarán. El fantasma de una recesión está presente en el ambiente y el sector inmobiliario es uno de los más vulnerables.

Según las previsiones esta primera parte del año presentará unos números similares a los de los años 2009 y 2010. Y es que, solamente, en el mes de enero el número de operaciones descendió un 2,6% interanual.

Estos datos reflejan que es el peor comienzo anual desde el año 2017. No obstante, este descenso es más a causa del decaimiento que viene padeciendo este sector, que finalizó el año 2019 con cerca de 17.000 operaciones menos que en el año anterior.

Por eso se impone impulsar iniciativas como las de Inmoogle para ayudar a las clases más desfavorecidas y democratizar aún más si cabe la compra de un vivienda.