Sociedad

7 formas sencillas de practicar el cuidado emocional

08/02/2021

7 formas sencillas de practicar el cuidado emocional

El cuidado personal es crucial para nuestro bienestar. Es por eso que el coaching se está convirtiendo en una de las principales herramientas y estrategias que las personas están utilizando para mejorar con éxito sus vidas y permitirles llevar una vida abundante en mente, cuerpo y espíritu.

Para asegurarnos de que nuestro yo emocional sea feliz y saludable, debemos practicar el autocuidado emocional con regularidad. En este post, recomendaremos formas sencillas del autocuidado personal y detallaremos cómo un coach emocional puede mejorar tu vida.

¿Qué es el cuidado personal emocional?

Definición de autocuidado emocional: la provisión de lo necesario para identificar y nutrir tus sentimientos, tu estado interior consciente y tu intelecto. En otras palabras, el autocuidado emocional es un proceso en el que tomamos conciencia de nuestras emociones y damos los pasos necesarios para honrar y cuidar estas emociones. Esto es fundamental para nuestro bienestar.

Desafortunadamente, esto es algo que no surge de forma natural para muchos de nosotros. En cambio, algunos ignoramos por completo e intentamos hacer retroceder nuestras emociones al fondo de nuestras mentes con la esperanza de que desaparezcan. Por supuesto, esto solo los hace más fuertes y puede provocar sentimientos de agotamiento.

Tener conciencia de cómo cuidarnos emocionalmente puede sernos útil cuando las cosas se ponen difíciles. Pero, como puedes imaginar, el autocuidado emocional es diferente para todos y cada uno de nosotros. Afortunadamente, ¡hay pasos que todos podemos tomar para cuidar mejor nuestras emociones!

Adéntrate en el coaching personal

El coaching personal o coaching emocional se trata de una conversación constructiva entre dos personas. Por un lado, se encuentra el “coach” (el profesional) y por el otro el cliente y destinatario de las sesiones.

Entre ambos se establece un proceso de construcción mediante el cual el coach acompaña, motiva y asiste al paciente a alcanzar aquellos resultados deseados, ya sean de índole profesional, personal o emocional. Esto lo lograrán gracias a un conjunto de recursos ontológicos que brindará el profesional y el diálogo constructivo que generarán ambos.

Esta metodología hace que hace que la mente del Coachee (cliente) trabaje de una manera clara, enfocada y comprometida para identificar, diseñar y cumplir sus metas.

Existen vertientes como el Life Coaching o Coaching de Vida que siguen una metodología científicamente comprobada, basada en la neurociencia y en la psicología positiva para comenzar con el proceso de transformación que traerá las nuevas habilidades que quiera el paciente, motivación, metas claras y objetivos alcanzables.

El coaching no ofrece soluciones, no dice qué tienes o no tienes que hacer, ni tu coach te dará las respuestas a las preguntas que tienes. Por el contrario, escuchará las inquietudes y realizará una serie de preguntas a través de las cuales se lograrán reflexiones y podrás percibir mejor tu situación, tu entorno y las personas que lo integran.

Incluso puedes probar sesiones individuales por Skype o Zoom que pueden ayudarte a tener más herramientas de bienestar mental y emocional.

Los siete secretos que pueden ayudarte a encontrar el equilibrio emocional

  1. Agradece: aprecia quién eres, qué eres, qué haces y qué representas. Aprecia tus puntos buenos y no los escondas. Tienes el deber de quererte a ti mismo para que los demás también puedan hacerlo. Por lo tanto, baja la guardia y deja que la gente entre aceptando sus cumplidos. Eres único o única, así que deja que tu luz brille intensamente.
  2. Acéptate: deja ir las comparaciones y las expectativas y acepta quién eres. Lo que otros piensen de ti no es asunto tuyo. Y si los demás no pueden aceptarte por lo que eres, entonces no merecen estar en tu vida. Acepta quién eres, incluidas tus imperfecciones, y acepta las cosas que no puedes cambiar.
  3. Sé amable contigo mismo: no eres tus errores ni tus pruebas y tribulaciones. Dedica tiempo a ser amable contigo mismo. Replantea tu diálogo interno negativo. Aprende a pensar por tí mismo y no tomes en cuenta los comentarios de los demás.
  4. Cuídate a ti mismo: tienes que cuidarte. Entonces, realiza rituales diarios y nocturnos como la meditación, la visualización y las afirmaciones positivas. Siéntete orgulloso de tu apariencia. Entrena tu mente a diario y ejercita tu cuerpo. Come de manera adecuada y regular y duerme lo necesario.
  5. Valora tu contribución al mundo: ¿Qué te apasiona? Ese es tu sentido de propósito y necesitas vivirlo y poseerlo. Si eres una persona muy ocupada, asegúrate de tener en cuenta el tiempo para satisfacer tus pasiones. ¿Qué acciones estás tomando con tus pasiones? ¿Tienes más de un propósito / pasión?
  6. Gratitud diaria: si estás agradecido, no puedes estar triste al mismo tiempo. Entonces, vive con una actitud de gratitud.
  7. Ayuda a los demás desde el fondo de tu corazón: ayudar a los demás nos hace sentir bien, así como a las personas a las que hemos ayudado. Entonces, sal, ayuda a los demás y trae un poco de calor a tu corazón.

Cambia tu vida hoy y comienza con el cuidado emocional, el momento ¡es ahora!