Sociedad

¿Por qué los ancianos duermen tanto? Somnolencia en mayores

01/04/2022

¿Por qué los ancianos duermen tanto? Somnolencia en mayores

Actualmente, se considera un mito que los adultos de más edad necesiten dormir menos que los individuos más jóvenes. Sí es cierto que las horas de sueño que una persona necesita disminuyen desde la infancia hasta la edad adulta, pero esta tendencia parece detenerse en torno a los 60 años.

Por el contrario, cada vez son más frecuentes los episodios en los que el anciano duerme durante gran parte del día o permanece postrado sin razón aparente, siendo preciso incluso utilizar camas articuladas con carro elevador para facilitar el abandono del lecho o su acceso al mismo.

¿Qué es la somnolencia en ancianos?

La hipersomnia puede referirse a una somnolencia diurna excesiva y continuada o a un tiempo de sueño nocturno que se prolonga durante toda la mañana o parte de la tarde.

Veamos cuáles son las razones de que este trastorno se presente en las personas de mucha edad:

Causas que provocan la hipersomnia en personas mayores

Existen varias causas potenciales de la hipersomnia en ancianos, entre ellas:

  • La apnea del sueño (interrupciones prolongadas de la respiración durante el sueño nocturno).
  • Un descanso nocturno de mala calidad.
  • El sobrepeso.
  • Las enfermedades neurológicas.
  • Ciertos medicamentos o interacciones de los mismos en ancianos polimedicados.
  • Depresión.
  • Otras enfermedades.

¿Por qué una persona de la tercera edad duerme mucho?

Lo más habitual es que en los ancianos se presenten varios de los factores anteriores, lo que explica que existan abundantes casos combinados de hipersomnia diurna y nocturna.

Tipos de somnolencia en adultos mayores

En los mayores, estos son los dos tipos de hipersomnia más frecuentes:

  • Hipersomnia con sueño nocturno reducido: el anciano tiende a dormirse durante la mayor parte del día.
  • Hipersomnia con sueño nocturno ampliado: si no se le despierta, el anciano puede dormir hasta bien entrada la tarde. En ocasiones, cuesta trabajo conseguir que se despierten.

Cómo combatir la somnolencia en ancianos

Conozcamos las soluciones más habituales:

Medicación

La somnolencia puede ser producida por alguna medicación que toma el anciano, para lo que es necesario detectarla y eliminarla o sustituirla por otra.

Pero también puede darse el caso contrario: en ocasiones, se administran medicación o remedios naturales para la estimulación del sistema nervioso de la persona mayor.

Diagnóstico y tratamiento de enfermedades o trastornos subyacentes no detectados

Por ejemplo, una diabetes sin diagnosticar, una anemia o un trastorno de apnea pueden ser las responsables de la hipersomnia en el anciano.

El último caso no es tan infrecuente y la única solución pasa por la administración nocturna de aire mediante una máquina de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP).

Mejora de las condiciones de descanso nocturno

Cuando todos los parámetros parecen ser normales, quizá la causa esté en las condiciones en las que el anciano descansa por la noche. Instalar un nuevo colchón puede ser la clave para que la persona mayor descanse bien por la noche, disminuyendo los episodios de hipersomnia diurna.

Otra alternativa es el uso de camas articuladas que se adapten a las necesidades posturales del anciano, eliminando las molestias o el dolor que sufre cuando permanece tumbado.

Y si la hipersomnia se convierte en un mal sin solución, caso habitual en personas muy mayores con trastornos degenerativos, quizá lo único que podamos hacer es instalar en la cama de la persona afectada un colchón diseñado para prevenir la aparición de escaras en ancianos.